07 May

Entrevista: Anthony DeStefano sobre su nuevo libro, El infierno: Una guía

  1. ¿Cuál es la necesidad que hay de este libro?

Escribí este libro porque a la gente de todo el mundo le fascina la idea del infierno, el diablo y los demonios, y sin embargo hay muy pocos libros buenos y persuasivos sobre el tema. La razón, creo, es que el mal está a nuestro alrededor; de hecho, es el único hecho teológico que no tiene que ser «probado» con ningún argumento. Basta con leer los periódicos o ver las noticias de la noche para ver historias horribles de todo tipo de maldad imaginable. La gente quiere creer en la justicia y en la idea de que el bien acaba triunfando, pero le cuesta mucho aceptar que un Dios todopoderoso que supuestamente nos ama pueda condenar a alguien a un castigo eterno. Están realmente perplejos. En consecuencia, muchas personas no creen realmente en el infierno. Por eso escribí este libro: Para dar a la gente una respuesta a esta pregunta que puedan entender, y así ayudarles a creer en todo el mensaje del Evangelio sobre la salvación y la condenación

2. ¿Por qué comienza el libro con «el estado de nuestras propias almas»?

Porque la credibilidad es la clave de este libro. Como acabo de decir, muchas personas, incluso buenos cristianos, tienen problemas para aceptar cómo un Dios todopoderoso, amoroso y misericordioso podría crear un lugar tan horrible como el infierno, y cómo podría «obligar» a las personas que ama a sufrir allí para siempre. No pueden entender la idea de un Dios que «condena» a alguien a un castigo eterno.  La mayoría de las veces, estas personas tienen buenas intenciones, pero la verdad es que no entienden muy bien el concepto cristiano del infierno o la naturaleza del mal. Para comprender realmente las profundidades del mal diabólico, hay que estar preparado para hacer una honesta auto-reflexión. Tienes que ser capaz de humillarte y buscar en lo más profundo de tu ser para descubrir tu propia capacidad para el mal. Todo el mundo tiene capacidad para el mal. Y todo el mundo, en algún momento de su vida, ha hecho uso de esa capacidad y ha actuado de forma malvada. Para comprender el tipo de maldad que caracteriza a los habitantes del infierno, debes intentar comprender el propio mal. Y la única manera de hacerlo es escarbar y profundizar en tu propia alma, a pesar de las cosas desagradables que puedas hallar. Esencialmente tienes que hacer lo que Dante hizo en su Infierno. Tienes que bajar antes de poder subir. Hay que atravesar la oscuridad de la propia alma, e incluso sumergirse en ella, para salir a la luz. Esto implica una auto honestidad radical, que puede ser extremadamente incómoda e incluso dolorosa.  Y, sin embargo, es absolutamente necesario si quieres visualizar los tormentos del infierno en toda su vívida realidad y comprender el tipo de personas que los experimentan.

3. ¿Cómo habló Jesús del infierno?

Cristo habló del infierno once veces en los Evangelios y lo describió en los términos más fuertes posibles. Dejó en claro que el infierno existe, no solo en sentido figurado, metafórico, mitológico, sino literalmente. Hay almas de seres humanos en el infierno ahora mismo, mientras lees estas palabras. Y algún día, después de lo que los cristianos llamamos la «resurrección de los muertos», habrá aún más personas en el infierno, no solo espiritualmente sino también en forma corporal. La Biblia utiliza varias palabras hebreas y griegas que se traducen en la palabra española «infierno». Por ejemplo, Hades, Tártaro y Seol, que tienen diferentes significados. Pero el infierno del que habla mi libro es el lugar al que Cristo se refirió como Gehena, ese abominable «Lago de fuego» y «Segunda muerte» reservado para los condenados; ese lugar de dolor, castigo, «crujir de dientes» y tristeza por la eternidad. El punto principal que hay que entender sobre todo esto es que Cristo habló de ese infierno, Gehena, en términos que eran mortalmente serios e inequívocos. Dejó muy claro que el infierno es real y eterno, y que el sufrimiento allí también es real.

4. ¿El infierno es un lugar o un estado?

La respuesta corta es «ambos». “El infierno puede definirse de forma más sencilla como el estado o lugar de autoexclusión definitiva de Dios y de los bienaventurados del cielo.  Además de estar habitado por los ángeles caídos, el infierno está reservado para aquellos seres humanos que han rechazado consciente, voluntaria y categóricamente la gracia salvadora de Dios que nos llega a través de Jesucristo. Para estas personas que mueren antes de la resurrección, el infierno será un estado espiritual, por la sencilla razón de que existirán temporalmente como almas incorpóreas. Sin embargo, después de la resurrección, cuando las almas se reúnan con sus cuerpos, el infierno necesariamente tomará más cualidades de ser un lugar con componentes físicos y espirituales.

5. ¿Por qué existe el infierno?

El infierno existe, simplemente, porque algunos ángeles caídos y seres humanos reprobados quieren que exista. Puede parecer una afirmación provocativa, pero no lo es. Los ángeles y los seres humanos fueron creados con libre albedrío y, por definición, eso significa que es posible ejercer esa voluntad y elegir libremente el mal por encima del bien, o elegir el infierno en lugar del cielo. ¿Cómo podría alguien elegir el infierno en lugar del cielo? En cierto sentido, lo hacemos todo el tiempo. Innumerables seres humanos han tomado la decisión de rechazar el bien y adoptar el mal a lo largo de la historia. Piensa en los nazis y en Stalin y en los experimentos médicos con niños y en los asesinos en serie y en los violadores y en los pedófilos y en los terroristas y en las personas que se dedican a cualquier tipo de crueldad imaginable. Piensa en todas las veces que en tu propia vida tomaste decisiones egoístas y malvadas. Y recuerda esas veces en las que preferiste sumirte en el resentimiento y la autocompasión, en lugar de revertir tu comportamiento con humildad y arrepentimiento. Todos hemos hecho eso antes, en un grado u otro. Mientras tengamos libre albedrío, es posible querer el mal. Incluso es posible preferir el sufrimiento a ser feliz, si la felicidad significa tener que arrepentirse primero. Pues bien, el infierno existe para aquellos que han tomado la decisión de rechazar a Dios de forma libre, consciente y permanente. En otras palabras, el infierno es un estado y un lugar cuya creación fue necesaria no por Dios, sino por aquellos que eligen abrazar el mal.

6. ¿Cuál es el origen (y el futuro) del infierno?

El infierno se originó con la caída de Satanás y los demonios. Estas criaturas, que originalmente eran ángeles, seres espirituales puros con intelecto y libre albedrío y gran poder, fueron creadas por Dios para ser buenas. Pero las Escrituras nos enseñan que eligieron rechazar libremente a Dios por orgullo; más específicamente, por el deseo de tener el poder de Dios; de ser «como» Dios, o igual a Dios. Al rechazar a Dios, Satanás rechazó la verdad, porque Dios es la verdad, y al hacerlo se convirtió en un «mentiroso y padre de toda mentira». Al rechazar a Dios, Satanás y los otros ángeles caídos rechazaron la bondad, porque Dios es bondad, y al hacerlo, abrazaron todo lo que era malo y dañino y doloroso en la creación. Al rechazar a Dios, Satanás y los demonios rechazaron la luz y la vida, porque Dios es luz y vida, y, al hacerlo, se hundieron en el abismo de la oscuridad y la muerte eterna que llamamos el infierno.  Dado que la decisión de rechazar a Dios fue irrevocable (un punto difícil de entender pero que discuto ampliamente en el libro), el infierno siempre existirá.

Dado que los seres humanos también han recibido el poder del libre albedrío, y dado que algunos de ellos han elegido (y sin duda continuarán eligiendo) rechazar a Dios, ellos también tienen el poder de unirse a los demonios en el infierno. En el momento de su muerte, cuando sus almas son separadas de sus cuerpos, su decisión de libre albedrío «a favor» o «en contra» de Dios se vuelve fija e inmutable, al igual que las decisiones de los ángeles caídos. Antes de la resurrección, estos reprobados humanos que han elegido el mal experimentarán el infierno de una manera puramente espiritual. Pero después de que se reúnan con sus cuerpos, lo experimentarán también de manera física.

7. ¿Cómo son realmente el diablo y los demonios?

El diablo y los demonios son ángeles caídos. Son seres espirituales de gran poder que eligieron libremente rechazar a Dios y la voluntad de Dios para con ellos. Al rechazar a Dios, rechazaron todo lo que Dios es. Rechazaron toda la bondad, y así abrazaron el mal. Aunque son miserablemente infelices, no lamentan su decisión de rebelarse contra Dios. De hecho, preferirían estar en el infierno que en cualquier otro lugar de la creación. No es que estén «felices» o «alegres» de ninguna manera, pero en cierto sentido les «gusta» estar donde están, al menos en términos de preferirlo a la alternativa de estar con Dios en el Cielo. El hecho de que la vida en el infierno conlleve un gran sufrimiento solo aumenta su resentimiento hacia Dios. Solo aumenta su indignación orgullosa. Solo añade combustible a su amargura y odio.  Solo hace que quieran ofender más a Dios. Por supuesto, el problema es que no pueden herir a Dios, porque Dios es todopoderoso. Por lo tanto, hacen la siguiente cosa mejor. Buscan de herir a las criaturas que llevan la imagen de Dios: los seres humanos. Derrotados por Dios, Satanás y sus compañeros demonios se esfuerzan por luchar, derrotar y someter a los seguidores de Dios. Comenzando con nuestros primeros padres, Adán y Eva, y hasta los tiempos actuales, los demonios han intentado esclavizar a los seres humanos tentándolos a obedecer su voluntad en lugar de la de Dios. Y su voluntad es que los seres humanos pequen, se alejen también de Dios, y en el proceso, pierdan sus almas. Esa es la mejor manera de ofender a Dios, que nos ama. Además, esta misma dinámica de opresión continuará en el infierno después de la resurrección. Los demonios ejercerán su odio a Dios atormentando a los condenados. Utilizarán su mayor poder para infligir todo el sufrimiento que puedan a aquellos cuya forma carnal, aunque decrépita, todavía tiene algún parecido con la de Cristo. Y aunque no experimentarán ningún «placer» verdadero de esta esclavitud, en el sentido de sentir una alegría o emoción positiva, ciertamente experimentarán la gratificación de su deseo, y de esa manera retorcida se acercarán lo más posible al placer.

8. ¿Qué aspecto tiene el infierno?

Como acabo de decir, después de la resurrección, el infierno debe tener un componente físico y otro espiritual. ¿Por qué? Porque si tienes un cuerpo, se deduce que podrás mover ese cuerpo. Y si tu cuerpo puede moverse, obviamente debe haber algún lugar donde pueda girar, y alguna dirección a la que pueda ir. Todo esto apunta a la existencia de un lugar físico. Si hay un cuerpo físico, tiene que haber un entorno físico en el que ese cuerpo pueda funcionar. Esto es de sentido común. Describir este lugar es mucho más difícil.  Sabemos que el Cielo estará lleno de nuevas alegrías, nuevas actividades, nuevas relaciones y nueva vida. El infierno, en cambio, será lo contrario. Contendrá los «restos» de la vida después de que la mayor parte de lo bueno se haya agotado. Como dijo Cristo: «Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene». Sabemos que los que están en el infierno se han alejado de Dios, la fuente de toda bondad, verdad, amor, alegría, justicia y belleza. Por lo tanto, el ambiente del infierno debe consistir de alguna manera en lo contrario de esas cosas: maldad, mentiras, aislamiento, dolor, injusticia y fealdad. Pero es muy difícil entender estos términos de forma práctica. La Biblia puede ayudarnos porque utiliza dos términos muy concretos para ilustrar la «topografía» general del infierno: «oscuridad» y «fuego».

En cuanto a la oscuridad (aparte de su significado metafórico), sabemos que el color es uno de los grandes bienes del mundo visible. Pero si el color es un bien positivo, entonces no puede haber prácticamente ningún color en el infierno. No puede haber rojos ni amarillos ni verdes ni naranjas ni morados ni azules ni rosas. Dios es la fuente de esos colores, y Dios estará ausente. Por lo tanto, en el infierno esos colores también deben estar ausentes o, más exactamente, deben estar en un mínimo absoluto. Esta ausencia de color puede ser considerada como «oscuridad» o «negrura» o algún tipo de combinación monótona de «blanco y negro», o algún sombrío «remanente» de los colores terrenales, o puede ser algo completamente más allá de nuestra capacidad de imaginar. Solo una cosa es segura: sea cual sea el aspecto del infierno, será sombrío. Porque un mundo sin una auténtica variedad de colores reales y vivos es un mundo realmente deprimente.

Con respecto al fuego del infierno, muchos han afirmado que la palabra «fuego» se utiliza estrictamente como una metáfora, ya que es lo más doloroso que podemos imaginar en la tierra. Incluso piensan que este uso simbólico se aplica al fuego después de la resurrección, cuando ciertamente habrá cuerpos físicos presentes que son capaces de ser «quemados». Pero esta comprensión puramente simbólica no puede ser exacta. La palabra «fuego» se utiliza demasiadas veces en la Biblia y de una manera demasiado dramática e inequívoca para que se pueda descartar simplemente como un recurso literario. También debe aplicarse a la atmósfera del infierno.

Si el aire tranquilo, claro, templado y fragante que respiramos en la tierra nos hace sentir bien, entonces el aire y el ambiente del infierno no pueden parecerse en nada. De hecho, debe tener las cualidades opuestas y el efecto contrario. Debe ser fétido y pútrido e incluso doloroso. Que el fuego del que se habla en la Biblia tenga un componente metafórico adicional es casi irrelevante. Si el propio aire que se respira es doloroso, es doloroso. Por supuesto, incluso los teólogos más ortodoxos nunca han creído que la naturaleza del fuego del infierno sea la misma que la del fuego terrenal. Debe ser diferente, al igual que todo en el otro mundo será algo diferente a lo que es ahora. El punto crítico que entender es que no será un fuego puramente espiritual. El fuego del infierno no puede equipararse simplemente con el dolor espiritual de la pérdida o el dolor espiritual de la soledad o el dolor espiritual del odio. Será algo totalmente diferente y se añadirá a estos otros dolores. Será de carácter corpóreo. Habrá algo físicamente agonizante en el mismo aire que rodea a los réprobos, que de alguna manera será parecido al fuego real.  ¿Y no tiene sentido? Si te has alejado de la fuente de todo placer (Dios), entonces vas a experimentar dolor tanto por dentro como por fuera; tanto espiritual como físicamente. De hecho, serás literalmente engullido por el dolor, al igual que alguien puede ser engullido por las llamas. Así es como debe entenderse el fuego del infierno.

9. ¿Qué tipo de sufrimiento experimentan las personas en el infierno y qué sentido le damos (especialmente en términos del amor de Dios)?

Los más grandes escritores espirituales de todos los tiempos y de todas las tradiciones del cristianismo están de acuerdo en un punto esencial sobre el infierno: el dolor más intenso y el principal castigo que sufren los condenados es su eterna separación y autoexclusión de Dios. Dios hizo al ser humano a su imagen y semejanza, y solo en unión con Dios puede el ser humano poseer el tipo de felicidad que realmente desea. Si una persona decide libremente renunciar a la unión con Dios, lo pierde todo. ¿Cómo puede ser eso? A diferencia de una persona que puede poseer buenas cualidades o de un lugar que puede tener cosas buenas, Dios es bueno, en sí mismo. Él es la fuente de todas las cosas buenas. El cristianismo enseña que las cosas buenas que vemos y experimentamos en la tierra no son más que «reflejos» de diferentes aspectos de Dios, algo así como fotografías de Dios desde diferentes ángulos. Lo mismo puede decirse de todo lo que es bello y verdadero en la vida. Dios es belleza. Él es la verdad. Él es la fuente de esas cosas. Todo lo bello o verdadero que vemos en la tierra o en otros seres humanos es en realidad un reflejo de la belleza y la verdad que forman parte de la propia identidad de Dios.

Por lo tanto, si rechazamos a Dios permanentemente, como lo han hecho los que están en el infierno, nos alejamos de todo lo que es Dios. No es que Dios esté torturando a los condenados a propósito. Es que ellos han usado su libre albedrío para rechazarlo. Tales personas rechazan todo lo que es bueno en la existencia, y así se quedan con nada más que el mal. Rechazan todo lo que es verdadero en la existencia, y por eso no les queda más que la mentira. Rechazan todo lo que es bello en la existencia, y por eso solo les queda la fealdad. Y, por supuesto, se alejan de la fuente de todo amor, por lo que solo les queda el odio. Así, el sufrimiento de las personas en el infierno se caracteriza principalmente por la pérdida.

Sin embargo, también hay formas positivas de sufrimiento. ¿Cuáles son éstas, concretamente? Naturalmente, parte de lo que digo en mi libro es especulación, pero no es una especulación inútil. Se basa en las Escrituras, en la tradición de enseñanza ininterrumpida del cristianismo durante dos mil años y en el sentido común. Por ejemplo, creo que después de la resurrección, los que estén en el infierno sufrirán a causa de la miserable condición de sus cuerpos, su entorno desolado y sin esperanza, la presencia opresiva de sus compañeros réprobos (a los que odiarán), la atmósfera tóxica del fuego del infierno y el abuso de los demonios, que infligirán dolor a los seres humanos principalmente sometiéndolos a «castigos» únicos, castigos que son en realidad una expresión de los propios pecados que estos hombres y mujeres cometieron en vida. En otras palabras, las personas en la tierra que permanezcan obstinadas e impenitentes en su orgullo, su falta de fe, su ira, su lujuria, su avaricia, su envidia, su pereza y su glotonería, serán conducidas por los demonios (y por su propia voluntad) a «actuar» estos mismos deseos para siempre en el infierno, solo que sin el correspondiente placer que acompañaba al comportamiento pecaminoso en la tierra. Así, los propios crímenes se convierten en los castigos.

10. ¿Por qué la gente no se toma el infierno en serio?

Como dije antes, a la gente le cuesta mucho aceptar el hecho de que un Dios todopoderoso que nos ama pueda condenar a alguien a un castigo eterno. Por eso mucha gente no se toma en serio el infierno. En el fondo, no se atreven a creerlo. La verdad es que estas personas no tienen una comprensión exacta de cómo es realmente la misericordia de Dios. Piensan que la misericordia es una especie de «tarjeta para salir de la cárcel». Pero no es así. No es misericordioso obligar a alguien a hacer tu voluntad para siempre. Los reprobados en el infierno no quieren seguir la voluntad de Dios. No quieren estar con Dios en absoluto. No quieren estar en el cielo, o con los benditos en el cielo. Su elección de libre albedrío es rechazar todo eso. Eligen el infierno. Eligen el mal. No sería un acto de misericordia ignorar sus deseos. C.S. Lewis dijo famosamente: «A la larga, la respuesta a todos aquellos que se oponen a la doctrina del infierno es en sí mismo una pregunta: “¿Qué le piden a Dios que haga? ¿Que borre sus pecados pasados y, a toda costa, les dé un nuevo comienzo, allanando todas las dificultades y ofreciendo toda la ayuda milagrosa?” Pero ya lo hizo, en el Calvario. ¿Perdonarlos? No serán perdonados. ¿Dejarlos solos? Me temo que eso es lo que hace».  Creo que si la gente entendiera realmente esta idea trágica pero muy lógica de que el infierno es el cumplimiento de lo que algunas personas realmente quieren, se lo tomarían mucho más en serio.

11. ¿Cómo respondes a las visiones alternativas del infierno, como el universalismo y la aniquilación?

El problema con los cristianos que enseñan que el infierno existe en teoría pero que en la práctica nadie va allí (universalismo), o que cualquiera que pueda ir allí es destruido por Dios y ya no está vivo (aniquilacionismo), es que contradicen rotundamente la enseñanza de Jesucristo. Intentan blanquear los evangelios.

Cristo nunca dijo: «Y los injustos entrarán en la casa de Dios y serán felices para siempre», o «los impenitentes serán destruidos y no existirán más». Más bien dijo explícitamente que hay un lugar llamado infierno (Gehena); que la gente va allí, y que es para siempre. Al hablar del sufrimiento en el infierno, lo describió como: «castigo eterno»; «fuego eterno»; «el fuego que nunca se apagará»; «el gusano que nunca muere». Por supuesto, muchas de las cosas que dijo Jesús durante su ministerio terrenal pueden interpretarse de diferentes maneras. Pero no todas. Ciertas afirmaciones que hizo simplemente impiden una mala interpretación. Las que tienen que ver con el infierno están en esa categoría.

Por eso los apóstoles se hicieron eco perfectamente de la enseñanza de Cristo, al caracterizar el infierno como «un fuego ardiente»; «cadenas eternas»; «fuego eterno», «la negrura de las tinieblas para siempre»; «el humo del… tormento» que sube «por los siglos de los siglos»; «el lago de fuego y azufre, en el que el diablo, la bestia y el falso profeta “serán atormentados día y noche, por los siglos de los siglos”».

Y hay aún más pasajes en el Antiguo y Nuevo Testamento que presuponen la naturaleza eterna del infierno. No hay forma de evitar este hecho. Tú puedes tratar de inventar tu propia religión y omitir la noción del infierno eterno, pero no puedes muy bien reclamar a Cristo como el autor de tu fe y luego cambiar el significado de una de las enseñanzas centrales de Cristo. La verdad es que Cristo no pudo haber sido más claro en lo que respecta a la existencia del infierno o su duración eterna. Cuando los llamados teólogos cristianos escriben libros y artículos que intentan inyectar más «misericordia» en las palabras de Cristo, invariablemente terminan haciendo todo tipo de gimnasia lingüística e intelectual para demostrar su punto. Pero en sus esfuerzos por saltar por encima de las declaraciones inequívocas de Cristo, solo revelan su propia incomprensión de la misericordia de Dios.

12. ¿Cómo quieres que los lectores de tu libro se sientan impactados por él?

Mi esperanza es que este libro responda a la mayoría de las preguntas que la gente tiene sobre el infierno, así como que fortalezca su fe en Cristo, y les inspire a trabajar aún más para difundir esa fe para que menos personas acaben yendo a ese horrible lugar. También quiero que los lectores comprendan que el infierno es real y que la gente va allí de verdad. No por falta de misericordia de Dios, sino porque algunas personas quieren ir allí. El punto principal de este libro es que no solo es posible que los seres humanos elijan el infierno en lugar del cielo, sino que es posible que verdaderamente prefieran el infierno al cielo. Esta idea tiene implicaciones aterradoras, ya que todo el mundo tiene el potencial de elegir el mal por encima del bien. Por lo tanto, este libro debería dar lugar a una seria autorreflexión y a un examen de conciencia.

13. ¿Cuál es tu pasaje bíblico favorito y por qué?

En tiempos de problemas, sufrimiento y estrés, me reconfortan los numerosos pasajes bíblicos que nos ordenan a no temer. La Biblia dice en más de cien lugares: «No temas» o «No tengas miedo». La Escritura nunca dice: «Intenta ser valiente» o «Intenta no estar estresado». Siempre nos da la orden de no tener miedo. Esto es muy reconfortante para mí porque Dios no nos da una orden para hacer algo a menos que también nos dé el poder para llevar a cabo esa orden. Teniendo esto en cuenta, uno de mis pasajes favoritos es el de Filipenses 4:6-7 nvi: «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús». Otra traducción de este texto dice: «Desecha toda ansiedad de tu mente». Esto siempre me hace pensar en un juez en un tribunal. Cuando golpea el martillo, significa que no hay más testigos, no hay más interrogatorios, no hay más preguntas, no hay más vueltas, no hay más pensamientos: ¡CASO RESUELTO! Y eso es exactamente lo que tenemos que hacer cuando la preocupación, el estrés y la ansiedad empiezan a abrumarnos. Tenemos que tomar la firme decisión deno temer.

14. ¿Hay algo más que quieras decir?

Sí me gustaría decir que, aunque a primera vista podría parecer que el tema del infierno daría lugar a un libro negativo o deprimente, no es así en absoluto. Creo que si algo consigue este libro es mostrar la infinita paciencia de Dios con nosotros y su insondable misericordia. A pesar de todas nuestras faltas y caídas y carencias y pecados, Dios siempre está dispuesto a acogernos con su amor. De hecho, ha puesto el listón muy bajo en lo que respecta a la salvación. Cristo ya ha hecho todo el trabajo pesado por nosotros. Todo lo que tenemos que hacer es levantarnos cuando caemos; arrepentirnos fielmente cuando pecamos. El nombre de Dios es misericordia. Una gota de la sangre de Cristo es suficiente para compensar los pecados de mil millones de universos. Creo que mi libro sobre el infierno hace este punto una y otra vez. Por eso, espero que quien lo lea realmente no se sienta deprimido en lo más mínimo, sino que se sienta inspirado a vivir una vida aún mejor, más llena de fe y más alegría.  

Sobre el autor

Anthony DeStefano es el autor best seller de Guía de viaje al cielo, Diez oraciones a las que Dios siempre dice que sí e Inside the Atheist Mind, (Dentro de la mente atea), así como muchos libros infantiles galardonados. Ha aparecido en numerosos programas nacionales de radio y televisión, incluidos Fox’s America’s Newsroom Fox and Friends, Huckabee, The 700 Club, Focus on the Family Radio y In the Market de Janet Parshall.

Para más información sobre El infierno: Una guía, visita: https://bit.ly/3qgVgWO

Leave a Reply

Your email address will not be published.